caminarplayaAunque el envejecimiento es un proceso natural de la piel, existen ciertos hábitos que pueden acelerarlo. Pérdida de elasticidad, aparición de arrugas, líneas de expresión y textura rugosa de la dermis son síntomas de una piel que ha empezado a envejecer.


 
 
 

  1. Dormir poco afecta el metabolismo de la piel, pues la renovación celular se produce por la noche. Está confirmado que las personas que trabajan de noche envejecen más rápido. 
  2. No consumir buena cantidad de agua. Es importante beba agua durante el día, incluyendo zumos naturales, pues ayuda a rejuvenecer las células de la piel. 
  3. Llevar una vida sedentaria. El deporte hace mejorar la circulación sanguínea, y con el sudor se liberan toxinas de la piel. 
  4. Una alimentación rica en grasas saturadas y harinas refinadas acelera el envejecimiento. 
  5. La falta de protección solar y el tabaco vuelven la dermis más frágil, afectando la producción de colágeno y elastina. 
Comparte: