La edad es el factor que más afecta a la flacidez de la piel y esta es característica de muchas partes del cuerpo. El pecho se encuentra entre ellas ya que con los años la piel va cediendo, perdiendo elasticidad y cayendo. Esta es la razón por la que se caen los pechos que, además, suele estar asociada a otras situaciones de la vida como el embarazo o la lactancia que producen cambios significativos en las mamas.

Es cierto que la caída del pecho es inevitable y llega a ser una preocupación común a muchas mujeres. Un pecho firme es símbolo de belleza y femineidad. Por eso, existen cirugías de remodelación de los pechos que tienen como objetivo recuperar la firmeza de los pechos y dejar atrás la flacidez.

La cirugía de elevación de pecho o mastopexia es la intervención encargada de dar forma a las mamas caídas, recolocarlas en su lugar correspondiente y remodelar el tamaño del pecho si fuera necesario. Se trata de una cirugía que remodela la forma del pecho en todo su conjunto ya que en ocasiones también requiere una remodelación del la areola y el pezón o un aumento de volumen en el caso de que éste se haya perdido. Sin embargo, ¿Cómo saber si eres una candidata idónea para esta cirugía?

7 claves para ser candidata a una elevación de pecho

Si quieres devolverle a tu pecho su firmeza habrás pensado en someterte a una cirugía de elevación de pecho pero, ¿Cómo saber si eres una candidata idónea para una mastopexia?

  • Lo primero de todo es contar con un buen estado de salud general, es decir, ser una persona sana con un peso saludable y sin problemas de salud.

  • Si tienes bastante flacidez en los pechos, es decir, notas tus pechos caídos y con pérdida de volumen o forma.

  • Si tus areolas y tus pezones apuntan hacia abajo quiere decir que los pechos han perdido firmeza y, por tanto, esta una característica de la caída de los pechos antes de someterse a una elevación de pecho.

  • Si además de tener los pezones hacia abajo observas que caen por debajo del pliegue que se forma al caer los pechos, significa que se trata de una caída de pechos severa.

  • Si tus pechos tienen una forma diferente entre sí y una mama está más caída de la otra también se trata de una situación corregible mediante la mastopexia.

  • No querer quedarte embarazada en los siguientes meses o en el próximo año. Realmente no se trata de un requisito indispensable, pero con el embarazo el cuerpo sufre unos determinados cambios que podrían ser contraproducentes a la remodelación del pecho. Los pechos en un embarazo aumentan su tamaño por la producción de leche y, por tanto, la piel se estira por lo que no es recomendable si se ha realizado una cirugía para corregir la flacidez del pecho.

  • Para ser una candidata perfecta es necesario que no fumes o bien que dejes de fumar dos semanas antes de la intervención y dos semanas después de ésta ya que el tabaco retrasa la cicatrización y puede dar complicaciones en el postoperatorio.

En Clinimagen somos especialistas en cirugías de remodelación de pechos y contamos con un equipo médico de referencia en Canarias que te asesorará para que recuperes el escote firme que deseas.

Comparte: