Cirugía de pecho, el antes y el después - Cirugía Estética

Al tomar la decisión de operarse el pecho es muy habitual centrarse en la cirugía únicamente, olvidando varios pasos que son muy importantes para unos resultados óptimos. Hablamos del pre y del post operatorio. Antes del quirófano hay una serie de indicaciones que son de vital importancia para una buena cicatrización, ayudar al cuerpo a la adaptación y a la piel a estar preparada para la intervención.

Antes de la cirugía de pecho

Antes de la intervención es recomendable seguir ciertos consejos, sobre todo con vistas al tratamiento de la piel y la posterior cicatrización. Algunas recomendaciones pueden ayudar a tu cuerpo a recuperarse más rápidamente de la cirugía.

Fuera el tabaco. Las pacientes fumadoras deberán permanecer un mínimo de 10 días antes y después de la cirugía sin tabaco. Fumar puede llevar a complicaciones durante la intervención.

Piel hidratada. Una dermis hidratada no solo soportará mejor la operación sino que tendrá un postoperatorio mucho más liviano. La piel debe adaptarse al implante y el volumen nuevo de este, la hidratación previene estrías y tirantez. Además, las cicatrices tendrán una cicatrización mejor y más rápida y las marcas serán menos visibles.

Vitamina C. Una dieta rica en vitamina C favorecerá la cicatrización, así como la ingesta de vegetales y proteínas. Las harinas y grasas no están prohibidas pero es recomendable reducir el consumo en las semanas previas a la operación.

Ojo con los medicamentos. Hay algunos fármacos que pueden provocar un mayor sangrado quirúrgico. Este es el caso de aquellos compuestos por ácido acetilsalicílico o salicicatos (como puede ser la aspirina), algunos antiinflamatorios o que tengan en su composición ingredientes comoaceite de Onagra o vitamina E.Es importante que el especialista esté al tanto de absolutamente todos los medicamentos que se hayan tomado en los últimos meses.

Después de la cirugía de pecho

Tras la intervención se te retirará la sutura, normalmente en aproximadamente 10 días. A partir de ese momento se puede regresar a la vida normal, en cambio en importante tener ciertas precauciones.

Nada de peso. Es importante evitar levantar peso en las primeras semanas tras la cirugía. Las cicatrices están recientes y el exceso de carga o la tirantez (como levantar los brazos por encima de la cabeza) pueden retrasar el proceso de curación.

Sujetador deportivo. El primer mes tras la intervención es necesario el uso de un sujetador ajustado y que aporte sujeción y firmeza al pecho.

Un descanso al gimnasio. Durante el primer mes es aconsejable evitar el deporte y el ejercicio. Por el mismo motivo que levantar peso, las suturas están recientes y el músculo regenerándose por lo que es mejor evitar esfuerzos durante las primeras semanas. Tras los primeros 30 días se puede volver a la actividad deportiva habitual. En el caso de tratarse de un deporte de impacto, donde son probables los golpes fuertes, será el cirujano el que evaluará la cicatrización y te dará fecha para volver al campo de juego.

Masajes y cuidados. La hidratación continúa siendo fundamental también tras la operación. Una vez retiradas las suturas es necesario tener un cuidado exhaustivo de las cicatrices. Este paso es fundamental para que las incisiones posteriormente sean casi imperceptibles. Tras los primeros 30 días de la intervención y cuando haya bajado la inflamación es recomendable masajear la zona. Esta práctica ayuda a evitar los hematomas y favorece el movimiento natural del implante a asentarse y  colocarse en su posición correcta.

Comparte: