Aumento de pecho

Aumento de pecho en Las Palmas y Tenerife

El pecho es un aspecto fundamental en la imagen de cualquier mujer. Lucir un escote bonito, natural y proporcionado es un deseo que comparten muchas mujeres y que gracias a la cirugía estética puede lograrse. Tener los senos excesivamente pequeños, desiguales o vacíos tras la lactancia o el embarazo puede llegas a hacer mella en la autoestima, crear traumas sobre su satisfacción o la seguridad en sí misma. La cirugía de aumento de pecho es una intervención protocolada, segura y de corta duración que puede solventar problemas de tamaño en las mamas.

¿En qué consiste la cirugía de aumento de pecho?

La intervención suele realizarse con anestesia general, aunque es posible usar anestesia local o sedación no es lo más adecuado y se opta por la primera, que es más segura para la paciente porque se controlan y monitorizan las constantes en todo momento. La intervención para el aumento de pecho suele prolongarse entre una y dos horas en quirófano.

El paso a paso de la operación de aumento de pecho comienza cuando la anestesia hace efecto y la paciente está sedada. Una vez se comprueba este aspecto y que no siente dolor se realiza la incisión en la piel. Existen diferentes técnicas para abordar la cirugía de aumento de pecho, como la submamaria o axilar, sin embargo la más utilizada es la periareolar, que se sitúa por la mitad de la circunferencia de la areola. La elección de esta zona se basa en criterios de cicatrización. Los cambios de pigmentación de la areola ocultan la cicatriz una vez pasados unos meses y con el tiempo la incisión es prácticamente imperceptible.

A pesar de que con la incisión areolar posibilita la lactancia en la gran mayoría de los casos sin ninguna consecuencia derivada de la cirugía, la incisión submamaria es adecuada para garantizar al 100% estas posibilidades de lactancia posterior. Esta cicatriz se realiza por la curva inferior del pecho y en unos meses queda camuflada bajo la caída natural del pecho. Este tipo de decisiones deben ser debatidas entre paciente y cirujano, ya que será el especialista quien estudie el caso y seleccione la técnica más adecuada entre ambas opciones.

Tras realizar la incisión se debe crear un espacio debajo del seno en el que irá colocada la prótesis. Este espacio puede estar situado delante o detrás de músculo pectoral mayor o submuscular. Ambas posiciones son buenas y será el cirujano el que analizará la mejor para cada caso en concreto. Dependerá de la fisionomía de la paciente, de sus medidas, tipo de prótesis y las expectativas de la mujer. Esta debe ser una decisión consensuada entre ambas partes, aunque el doctor será el que tome la decisión final según las posibilidades que ofrece el cuerpo de la paciente.

¿Qué tipos de prótesis existen para el aumento de pecho?

El tipo de prótesis a escoger depende de varios factores ya que existen una importante variedad de ellos que ofrecen un abanico de posibilidades bastante amplio. En lo referente a la forma existen dos tipos principales: Redondos y anatómicos o con forma de lágrima. Los implantes redondos ofrecen dos variantes además del tamaño, la proyección (más planos o con más volumen) y la cohesión (la dureza al tacto de la prótesis). Las anatómicas tienen forma de lágrima, que es la morfología de una mama natural. Este segundo tipo ofrece un sinfín de posibilidades ya que son prótesis que difieren también en la forma.

Hay que tener en cuenta que el tipo y tamaño de la prótesis no siempre obedece únicamente a los deseos del paciente. El cirujano realiza un estudio personalizado de cada caso para dar con la prótesis adecuada en cada mujer. Existen muchos aspectos a tener en cuenta en una cirugía de aumento de pecho y es importante saber que los límites los marca el cuerpo mismo, con sus medidas y proporciones. Un pecho bonito debe mantener un equilibrio y ser armónico con la fisionomía de la mujer, este será el punto clave que determine el tipo y tamaño ideal.

Más que el tamaño y la forma, lo más importante al hablar de implantes es que contengan una serie de requisitos. Independientemente del tipo que sean, deben ser completamente fiables. Esta seguridad la marcan varios patrones como la cobertura del mismo, que debe ser de triple capa, una película que hace prácticamente imposible su rotura. El material que los compone es gel cohesivo de silicona, una formulación que es segura para la salud de la paciente y con un tacto agradable y muy parecido al de la mama natural. Otro aspecto a tener en consideración de la operación de aumento de pecho es que la cobertura de la prótesis sea rugosa para reducir al mínimo el riesgo de contractura capsular.

Una vez colocado el implante se procede a la sutura de la incisión. Normalmente se coloca un drenaje durante las primeras 48 horas tras la cirugía de aumento de pecho. Este se retirará al darle el alta a la paciente, que por seguridad deberá permanecer ingresada en el centro médico esa noche.

El postoperatorio en el aumento de pecho

Si la cicatrización es buena y obedece a los patrones normales, la sutura se retirará aproximadamente a los 10 días, fecha en la que la paciente se puede incorporar a su vida normal. Hay que tener una serie de precauciones y cuidados especiales para las primeras semanas. La paciente deberá usar un sujetador deportivo y ajustado durante los primeros 30 días, evitar levantar peso y cuidarse de no realizar deporte de impacto durante los primeros meses. Al mes de la operación y si la cicatrización es buena, normalmente se pueden recuperar totalmente las actividades diarias, incluso el deporte.

El postoperatorio puede ser algo doloroso las primeras semanas, sobre todo si la prótesis va colocada tras el músculo. Sin embargo, el proceso evoluciona rápido y en unos días se puede volver a prácticamente la totalidad de actividades cotidianas. En el postoperatorio se recetan analgésicos generales, un tratamiento orientado a solventar las molestias de los primeros días tras la operación.

Es habitual la inflamación, el hematoma y notar el pecho duro tras la intervención, se trata del proceso natural de cicatrización del cuerpo y se prolonga hasta que la prótesis se adapta en su posición natural. La piel puede estar tirante tras la cirugía, es importante prestar una especial atención a la dermis en estos días, para reducir las marcas quirúrgicas y facilitar la adaptación del cuerpo.

El equipo médico y el asesoramiento profesional es fundamental

Lo más importante en una cirugía de aumento de pecho es estar segura de la decisión y sobre todo, estar en manos de médicos especialistas cualificados y experimentados. Tanto en las fases previas a la intervención como en el postoperatorio, el cirujano siempre acompañará  ala paciente en el proceso y resolverá todas la dudas que puedan surgir. El asesoramiento profesional y la información antes y después de pasar por el quirófano es clave.

Recuerda:

  • La información y el asesoramiento profesional es fundamental antes de la cirugía de aumento de pecho.
  • Es una operación segura, controlada al milímetro, protocolada y de corta duración.
  • Se puede volver a realizar vida normal a los 10 días de la intervención.
  • No existen consecuencias negativas ni a corto ni a largo plazo tras la intervención, ni en lo referido a la salud, ni a la lactancia ni al embarazo.
  • La cicatriz quirúrgica está oculta y con buenos cuidados será prácticamente imperceptible al cabo de unos meses.
Comparte: