cirugia íntima femenina

La cirugía íntima femenina es una de las intervenciones cada vez más demandadas. Hoy en día, las mujeres sienten mayor libertad a la hora de hablar de sus problemas más íntimos y, al fin, el bienestar vaginal ya no supone un tabú.

De hecho, frente a los problemas de la zona genital de las mujeres, la cirugía íntima femenina se sitúa como una solución efectiva. Con la labioplastia se puede lograr mejorar la sequedad, la irritación y la pérdida de tono en la zona vaginal. Estas molestias pueden disminuir la calidad de vida de la mujer debido no sólo a las disfunciones sexuales que pueden ocasionar, sino también a otras disfunciones como la incontinencia urinaria. Las causas de estas molestias son diversas, pero las más frecuentes son la edad, la menopausia y los embarazos, que producen la pérdida de colágeno en el tejido vaginal.

Cirugía íntima femenina: la labioplastia de reducción

La labioplastia o cirugía íntima femenina es una intervención quirúrgica de corta duración que tiende a ofrecer resultados muy efectivos. La más demandada de las intervenciones en la zona íntima femenina es la reducción de los labios menores bien por ser considerados asimétricos o bien por ser demasiado grandes o con mucho volumen. El objetivo es conseguir unos labios más estéticos proporcionándoles la forma que han perdido con el tiempo o los embarazos.

Las pacientes más comunes para este tipo de operación son aquellas mujeres que tras la menopausia sienten que han perdido elasticidad además de tener sequedad o irritación en la zona vaginal. Sin embargo, cualquier mujer que desee conseguir unos labios vaginales más simétricos y proporcionados puede realizarse una cirugía íntima femenina. Entre las pacientes jóvenes, menores de 30, los motivos de esta cirugía son más estéticos ya que se pretende lograr un aspecto visual agradable en la zona genital.

La cirugía íntima femenina es una intervención de 30 o 40 minutos en la que se realiza, bajo anestesia local, una pequeña incisión para eliminar el exceso de piel o grasa de la zona. A través de la labioplastia se logra que la zona vaginal luzca más tersa, con menos flacidez y un aspecto simétrico.

Recuperación y resultados finales

En cuanto al postoperatorio de la labioplastia, la paciente podrá volver a su casa el mismo día de la intervención ya que se trata de una cirugía ambulatoria que no requiere ingreso en el hospital. Sin embargo, sí es conveniente que se guarde reposo absoluto durante las primeras 48 horas. Es normal sentir hinchazón o inflamación en la zona íntima que irá desapareciendo con el paso del tiempo. Esto sucede al mes de la operación cuando la recuperación ya es total y la paciente ya no tiene puntos de sutura en la zona vaginal.  Durante ese tiempo es recomendable que la paciente no mantenga relaciones sexuales para evitar complicaciones y favorecer una correcta cicatrización.

En lo que respecta a los resultados, la paciente puede percibir una mejoría tanto en su vida cotidiana como en su vida sexual. De hecho, el aumento de la sensibilidad  durante las relaciones sexuales es una de las consecuencias positivas más comunes entre las mujeres que se han sometido a una labioplastia.

Los resultados de una cirugía íntima femenina suelen tener un nivel de éxito muy alto otorgando a las mujeres una mejora tanto física como anímica ya que recuperan confianza en sí mismas y aumentan su autoestima.

Si deseas más información sobre esta intervención, en Clinimagen estaremos encantados de atenderte y nuestro equipo médico te asesorará sobre cualquier consulta de cirugía estética.

Comparte: