Mommy Makeover

Ser madre siempre es un regalo, aunque el cuerpo tras el embarazo no siempre es el mismo. La recuperación no suele ser la esperada y las secuelas del embarazo permanecen en la piel meses e incluso años después del parto. La cirugía estética suele ser la mejor opción para volver a ser tú misma y recuperar tu imagen. La huella del embarazo y los estragos de ser mamá ya tienen un plan: el “Mommy Makeover”.

Empezó como una tendencia entre las celebrities y poco a poco se ha ido instaurando en las clínicas de cirugía estética de España. Durante el embarazo las mujeres tienden a ensanchar las caderas, aumentar de peso, la piel del abdomen suele expandirse considerablemente y el pecho no siempre vuelve a ser el mismo.

¿En qué consiste el Mommy Makeover?

Las partes del cuerpo más castigadas por un embarazo acostumbran a ser el pecho y el abdomen. Tener el pecho caído o vacío tras la lactancia es algo habitual, así como la piel del abdomen flácida, dada de sí o con marcas y estrías. Del mismo modo, el aumento de peso suele ir de la mano con el embarazo y no siempre es sencillo perderlo tras dar a luz.

El Mommy Makeover consiste en un conjunto de cirugías que tienen como objetivo darle a tu cuerpo la imagen anterior a ser mamá. Para ello se realizan varias operaciones, aunque si la paciente lo permite de una sola vez.

Abdominoplastia: Para que tu vientre vuelva a ser terso y plano se actúa con la abdominoplastia. Con esta intervención se elimina la grasa y la piel sobrante, normalmente flácida y estriada por la expansión de la dermis producto del embarazo, se corrige la distensión de los músculos abdominales y se reconstruye la zona.

Mamoplexia:  La mamoplexia o cirugía de elevación de senos es la más común tras un embarazo. El cambio de peso y la lactancia fruto de la gestación cambian radicalmente el volumen de tu pecho. Durante los nueve meses y tras el parto, las mamas aumentan de tamaño y tras este periodo quedan las secuelas de esta transformación. Un pecho vacío o caído es lo más habitual, con la mamoplexia se elimina la piel sobrante, se reconstruye el seno y se coloca en su lugar original. En ocasiones es necesario el uso de prótesis para solucionar el relleno de una mama vacía.

Liposucción: No siempre es necesaria, con deporte y ejercicio se puede volver al peso previo al embarazo, pero no siempre es sencillo. Durante nueve meses y posteriormente con la lactancia el cuerpo tiende a aumentar de peso, en ocasiones un número considerable de kilos. Recuperar la silueta en algunos casos es posible, en otros es muy complicado. Con la liposucción se elimina la grasa subcutánea acumulada (en el caso de las madres normalmente en las caderas) y aunque se puede volver a acumular, al partir de cero, los resultados son a largo plazo.

¿Cuánto tiempo se recomienda esperar antes de someterse a una operación?

La pregunta más habitual en este caso es el tiempo postparto necesario para realizar la cirugía. En este sentido, los profesionales recomiendan esperar a que los cambios hormonales y la lactancia hayan desaparecido por completo, normalmente entre 6 y 10 meses después de dar a luz. Es recomendable que esta cirugía se realice en aquellas madres que no van a volver a serlo, ya que aunque los resultados son a largo plazo, un embarazo posterior puede deformar la reconstrucción realizada en quirófano.

No existe diferencia en cuanto a riesgo para la salud entre una paciente que no haya estado embarazada y la que sí, por lo que no hay ningún peligro adicional a los comunes a cualquier cirugía.

Lo más importante tanto antes como después de la intervención es el asesoramiento profesional. Ya que a pesar de ser una cirugía sin riesgos especiales, es necesario tener claras todas las cuestiones relativas a la operación antes de entrar en quirófano. En Clinimagen un equipo cualificado, de confianza y formado por especialistas con años de experiencia en estética te resolverán todas las preguntas que te puedan surgir y te darán los consejos necesarios para que el proceso sea satisfactorio.

Existen recomendaciones preoperatorias como una buena hidratación, el cuidado de la piel y una dieta rica en proteínas y vitamina C que puede mejorar sustancialmente el postoperatorio. Tras la intervención se requerirá de algunos cuidados y precauciones como no levantar peso, evitar el deporte y el esfuerzo durante las primeras semanas y el uso de sujetador o faja ajustada durante los primeros 30 días.

Comparte: