Eliminar las arrugas con botox

Eliminar las arrugas con la toxina botulínica

La toxina botulínica es un tratamiento mínimamente indoloro y no quirúrgico cuyo uso estético más conocido es el de minimizar la presencia de las arrugas dinámicas que aparecen en el rostro.

Se aplica en las líneas de expresión más marcadas que encontramos en el entrecejo, en la frente, en el perímetro de la boca, a los lados de los ojos –conocidas coloquialmente como ‘patas de gallo’– y en el cuello.

El tratamiento es sencillo y consiste en utilizar la dosis adecuada para cada tipo de arruga y piel en la zona que se vaya a tratar. Con ello, la toxina botulínica inhibe el impulso nervioso del músculo y tensa la piel.

El precio del tratamiento con la toxina botulínica dependerá de la zona que vayamos a tratar y de la frecuencia con la que lo hagamos, ya que sus efectos no son permanentes y suelen durar una media de seis meses.
Ver más información sobre la toxina botulínica

Comparte: