Tratamiento de la flacidez

Tratamiento de la flacidez

¿Qué es la flacidez?

La flacidez consiste en la relajación del tono muscular provocada por una pérdida o disminución de la firmeza y elasticidad de la piel. Es parte del proceso natural de envejecimiento cutáneo aunque puede darse prematuramente por otros factores como el embarazo o una pérdida radical de peso. La flacidez suele aparecer en zonas específicas del cuerpo como en los glúteos, cara interna de las piernas, abdomen, papada, muslos, brazos, entre otras.

¿Qué factores provocan la aparición de la flacidez?

La flacidez puede estar provocada por el envejecimiento natural de la piel, que hace que esta pierda su elasticidad natural con el paso de los años. También puede producirse en cambios radicales de peso, como en los embarazos o en adelgazamientos extremos. Existen diferentes factores que pueden aumentar la aparición de la flacidez, como una mala alimentación con falta de proteínas o exceso de grasas, azúcares y harinas.

También pueden influir en su aparición el exceso de sol, dietas sin control, mala hidratación de la piel etcétera.

¿Cómo puede eliminarse la flacidez?

Lo principal en un tratamiento de medicina estética es el estudio previo del paciente. Para eliminar la flacidez es necesario que el especialista médico analice diferentes factores para un procedimiento adecuado y así adapte el tratamiento de forma personalizada a cada caso. En procedimientos orientados a la mejora o corrección del contorno corporal, el cirujano evaluará el porcentaje de masa muscular y ósea, los niveles de agua y grasa del cuerpo, grado de elasticidad de la piel y nivel de estrías. En función de estos resultados y de la valoración de los hábitos alimentarios, el especialista elaborará un plan personalizado.

Si la flacidez es demasiado marcada, la mejor alternativa es acudir a la cirugía estética y posteriormente continuar con tratamientos reafirmantes. La intervención quirúrgica eliminará el exceso de piel y grasa y con la medicina estética se conservarán y potenciarán los resultados.

Si la flacidez aún es incipiente o tiene poco nivel se puede tratar mediante diferentes técnicas, que van desde la cosmetología, al masaje y la electroterapia. Es fundamental que el paciente tanto antes como después del procedimiento siga unas pautas de ejercicio físico constante y una dieta equilibrada.

Entre las opciones para acabar con la flacidez con electroterapia, existen diferentes técnicas como la iontoforesis, la diatermia, el láser y el lifting.

Asesoramiento profesional y equipo médico

Lo más importante en la medicina estética es siempre el asesoramiento profesional. Para ello, acudir a profesionales médicos es fundamental, los especialistas resolverán todas las dudas posibles, estudiarán cada caso de forma personalizada y darán con la fórmula y método adecuado para cada paciente.

Contar con un equipo médico cualificado es clave para asegurar unos resultados óptimos, que esta sea segura y que tenga el mínimo riesgo. La calidad de un centro especializado es garantía de higiene, seguridad y salud. En Clinimagen, el equipo médico está formado y cualificado en medicina estética con décadas de experiencia en intervenciones de este tipo.

Comparte: