cuerpoEl tratamiento de la depilación por láser se ha convertido en el tratamiento estrella en depilación ya que permite la desaparición del vello de forma definitiva y sin que la piel sufra. La eficacia de su resultado unido al hecho de que cada vez se aplica en más centros, no siempre especializados y a precios más asequibles, ha llevado a que 2 de cada 10 mujeres recurran a esta técnica como método de depilación.

Es fundamental que el paciente acuda a un profesional médico y que conozca en todo momento en qué consiste la técnica que se le va a aplicar. Además es importante que el especialista haga un historial médico del paciente para prever reacciones adversas o resultados no deseados. El usuario debe acudir siempre a un centro regulado donde el personal empleado tenga la situación y cualificación adecuada, que disponga de un seguro de responsabilidad civil y cuyos tratamientos se apliquen con productos autorizados. Un láser mal aplicado puede tener graves consecuencias como quemaduras en la piel.

Decálogo de seguridad de la depilación láser:

  1. Realizar un historial clínico del paciente para prever reacciones adversas o efectos secundarios no deseados.
  2. Analizar el tipo de pelo y de piel, ya que la fotodepilación debe adaptarse a sus características.
  3. Informar pormenorizadamente sobre la técnica que se va a utilizar.
  4. El paciente debe firmar un documento de consentimiento en que declare estar debidamente informado y autorice expresamente la depilación.
  5. Conocer los fármacos que está tomando el paciente, puesto que algunos pueden provocar crecimiento del pelo, fotosensibilidad o reacciones fototóxicas, fotoalérgicas y fotodinamizantes.
  6. Abstenerse de tomar el sol un mes antes del tratamiento, ya que la aplicación del láser en pieles bronceadas puede producir quemaduras.
  7. La depilación está absolutamente contraindicada en pacientes tratados con ácido 13-cis-retinoico, fotosensibles, fiebre o infección aguda.
  8. Se deben tomar precauciones especiales con pacientes que sufren herpes recurrente, en personas de razas negras o muy oscuras y mujeres embarazadas o en situación de lactancia.
  9. Normalmente los efectos secundarios (enrojecimiento de la piel y pequeñas inflamaciones) son transitorios e intrascendentes, y en menos del uno por ciento de los casos puede aparecer foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la pilosidad o edema palpebral.
  10. Si el láser se aplica accidentalmente en los ojos o en zonas de piel que no son las correctas se pueden ocasionar conjuntivitis, opacidad de la córnea, dificultad para percibir los colores azul y verde, quemaduras y cicatrices.
Comparte: