La liposucción, mitos y verdades

La mejor alternativa para perder peso es siempre una dieta controlada y ejercicio, es la alternativa más sana y natural, especialmente si se consolidan como hábitos a largo plazo. En cambio, aunque se suele pensar que sí, no todas las personas pueden eliminar la grasa de su cuerpo fácilmente mediante esta combinación de buena alimentación y ejercicio. También existen un gran número de personas que aunque están relativamente en forma no pueden deshacerse de la grasa localizada de ciertas zonas de su cuerpo.

Son estos casos para los que está especialmente indicada la intervención, ya que la liposucción es una buena opción para eliminar los acúmulos de grasa de forma permanente. La liposucción puede realizarse de diferentes maneras, según el caso concreto del paciente y las características específicas de su cuerpo. Entre ellas destacan la lipoplastia, lipoescultura, lipoláser o lipectomía de succión asistida.

La liposucción y su metodología

Todas las opciones que se usan en la liposucción se basan en la misma metodología: la eliminación de los depósitos localizados de grasa del cuerpo con diferentes técnicas, para posteriormente succionarla o licuarla. En Clinimagen recomendamos el uso de LipoLáser, una nueva tecnología que utiliza un haz de luz láser preciso y controlado de dos longitudes de onda. Esta técnica tiene dos funciones, por un lado derretir los acúmulos con el mínimo trauma para los tejidos y por otro, gracias a la acción combinada del láser, dar firmeza a la piel. No requiere largos periodos de recuperación postoperatoria como la liposucción tradicional y se realiza con las mínimas incisiones, de forma que apenas quedan marcas de la intervención. Es recomendable para eliminar la grasa localizada y tiene la ventaja de dar un plus de elasticidad y firmeza a la dermis, un efecto que elimina la aparición de la flacidez.

Con esta operación se puede también corregir, mejorar o remodelar algunas zonas, como las caderas y los muslos del paciente, aplanar el abdomen, etcétera.

La liposucción es una de las cinco cirugías más demandadas en todo el mundo, incluso el los países que presentan el mayor índice de intervenciones estéticas por habitante como Corea del Sur, Brasil, Taiwán, Estados Unidos y Japón.

Existen muchos datos confusos acerca de esta intervención que circulan popularmente y que los pacientes no saben con exactitud si son ciertos o simplemente mitos. Siempre es importante el asesoramiento profesional previo a cualquier tratamiento, de esta forma un equipo médico especialista atenderá todas tus dudas y te resolverá las inquietudes. Entre las principales consultas que llegan a los doctores en Cirugía Estética destacan las siguientes:

  • La liposucción se puede realizar a cualquier edad, aunque entre más joven sea la persona mejor elasticidad tendrá su piel y mejores serán los resultados y más rápida la recuperación. Las personas jóvenes tendrán unos resultados visibles en menos tiempo, con una piel más lisa y uniforme en cuestión de semanas.
  • La liposucción no puede realizarse en todo tipo de paciente, existen varios factores de riesgo que hacen que no sea una operación recomendable. Al tratarse de un tratamiento de eliminación de grasa se suele pensar que está orientada a perder peso, esto es cierto a medias ya que la obesidad está considerada como un factor de riesgo que imposibilita la operación. Los candidatos ideales de este procedimiento son personas con una obesidad de cómo máximo el 20%, en buen estado de salud y con grasa localizada.
  • Los resultados de la liposucción son permanentes siempre que el paciente mantenga el peso post quirúrgico y siga una vida saludable.
  • La recuperación de la liposucción es gradual. Es normal que la zona se inflame o que se retengan líquidos, por lo que los resultados serán visibles cuando remitan los efectos de la intervención. Si la recuperación sigue su curso normal, tras la primera semana desaparece la hinchazón y tres semanas después aproximadamente también los hematomas.
Comparte: