La medicina estética, la alternativa para eliminar manchas sin cirugía

Con la edad y los factores externos nocivos para la piel, es normal que sobre ésta aparezcan manchas, pecas e hiperpigmentaciones. Las zonas más afectadas de estos estragos son el rostro, las manos, el cuello y el escote, ya que son las áreas que están más expuestas a la radiación solar, la polución, los cambios de temperatura etcétera. La regeneración natural de la piel va convirtiéndose en un proceso más lento a medida que ganamos años, por lo que los efectos dañinos externos se hacen más visibles y no desaparecen como en la juventud. Como se suele decir, la piel tiene memoria, y esta memoria se refleja con la edad en el rostro, dándole una apariencia envejecida y acabando con la uniformidad de una epidermis joven.

Actualmente, la medicina estética con la ayuda de la tecnología ha conseguido paliar estos efectos negativos y retroceder en el daño de la piel. Con diferentes tratamientos es posible eliminar los estragos del envejecimiento y la hiperpigmentación de la dermis, de una forma nada invasiva y segura.

Las mejores alternativas para minimizar o eliminar las manchas en el rostro son el peeling, que puede ser químico o con láser y las cremas despigmentantes. Antes de realizar cualquier procedimiento es importante que un especialista estudie el caso y descarte que se trate de una lesión cutánea maligna, además de que estudie el procedimiento adecuado para cada persona.

Todos los tratamientos se basan en el mismo sistema, una sustancia o técnica que elimina de una forma precisa y controlada las capas externas de la piel, normalmente las más perjudicadas por la edad y los factores externos. De esta manera, se favorece la regeneración natural de la piel y se aumenta la producción de colágeno y elastina.

Algunos tratamientos empleados en la medicina estética

  • PEELING QUÍMICO. Se trata de agentes químicos específicos despigmentantes, que actúan sobre la piel produciendo la exfoliación de la dermis de forma controlada.
  • CREMAS DESPIGMENTANTES. Se pueden utilizar solas aunque normalmente funcionan como complemento de un tratamiento de peeling. Su objetivo es el mantenimiento de los resultados del procedimiento para que sean óptimos y más duraderos mediante el control de la coloración y la hidratación.
  • LÁSER CO2. El haz de luz del láser funciona de forma precisa y controlada sobre las capas de la piel eliminando la superficie dañada de manera controlada. Esto provoca que la piel se regenere de forma natural y luzca más joven, uniforme y saludable.
Comparte: