las-arrugas-tratamientos

Las arrugas: ¿cuáles son los signos más destacados en el envejecimiento de la piel?

Los signos más importantes del envejecimiento cutáneo son la aparición de arrugas, manchas, sequedad de la piel y pérdida del brillo.

Estas señales son consecuencia de un proceso fisiológico de declinación de funciones del tejido conjuntivo, por el cual el colágeno va teniendo más rigidez y disminución de su volumen.

Pueden ser superficiales y profundas. Las superficiales son aquellas que desaparecen con el estiramiento de la piel; que las diferencia de las profundas, que no se modifican cuando se intenta estirar la piel.

Otra clasificación para las arrugas es: estáticas, dinámicas y gravitacionales. Las estáticas son provocadas por la fatiga de las estructuras que constituyen la piel, por la repetición de movimientos. Las dinámicas también llamadas líneas de expresión, surgen como consecuencia de movimientos repetitivos de la mímica facial. Y las arrugas gravitacionales son consecuencia de la flaccidez de la piel.

Hoy en día, tenemos tratamientos estéticos no quirúrgicos que nos permiten suavizar tanto las arrugas dinámicas como las estáticas, pudiendo incluso combinarse entre sí para potenciar el efecto y la duración de los resultados.

Frente a las arrugas dinámicas, tenemos la toxina botulínica. Ejemplos típicos son las arrugas que aparecen en el entrecejo y que pueden denotar un aspecto de enfado y seriedad, las famosas “patas de gallo” y las arrugas de la frente. Un tratamiento equilibrado va a conseguir minimizar estas arrugas sin quitar expresión a la cara y va a permitir un bronceado equilibrado de la piel sin que se marquen estas arrugas.

En cuanto a las arrugas estáticas, se pueden abordar de diferentes formas. Aquellas arrugas más finas, pueden ser tratadas mediante “peelings” superficiales que consiguen renovar las capas más superficiales de la piel, devolviendo el brillo y la tersura a la misma. Aquellas arrugas más profundas, o surcos, van a precisar de un tratamiento que aporte volumen a nuestra piel. En este sentido, el ácido hialurónico es una sustancia natural de nuestro organismo, que inyectada en la piel consigue hidratarse captando líquido circundante y generando así un efecto de volumen.
Ver más información sobre las arrugas y el proceso de envejecimiento de la piel

Comparte: