toxina botulínicaLa acción del tiempo así como las agresiones externas sobre la piel tienden a producir arrugas y líneas de expresión antiestéticas. Estos surcos de la edad se ven afectados también por otros factores como el consumo de tabaco, una dieta desequilibrada o un clima muy seco.

Sin embargo, la Cirugía Estética y la Medicina Estética han encontrado diversas soluciones contra el envejecimiento de la piel a lo largo de los años. Entre todos los tratamientos que existen destacan el lifting y la toxina botulínica pero, ¿Cuál es el mejor para acabar con las arrugas? La edad de la paciente y su caso concreto lo determinará.

¿Lifting facial o toxina botulínica?

La toxina botulínica proporciona una piel uniforme y sin arrugas con un aspecto rejuvenecido. Este material que se aplica mediante microinyecciones actúa relajando los músculos causantes de que se produzca la arruga por lo que hace que ésta desaparezca. Se trata de un tratamiento que actúa de forma selectiva sobre la zona predominante del músculo y, por tanto, evita que se forme la arruga en el rostro al relajar su expresión, pero siempre sin perder la expresividad de la cara.

Además, el tratamiento con toxina botulínica es rápido, indoloro y sin cirugías. En tan solo 10 minutos se aplica y el paciente puede retomar su vida el mismo día del tratamiento. Está especialmente indicado en pacientes de más de 30 años que muestran pequeños signos de envejecimiento en zonas como el entrecejo o la frente.

Normalmente a partir de los 40 años el cambio en la piel comienza a ser mayor perdiéndose grasa en las mejillas y profundizándose las líneas de la sonrisa además de que mandíbula y pómulos tienden a ser más flácidos. En estos casos, lo recomendable suele ser una combinación de tratamientos como la toxina botulínica con materiales de relleno como el ácido hialurónico para lograr un aspecto joven y descansado.

A partir de la quinta década de la vida, los 50 años, los signos de la edad se vuelven más marcados debido a que la piel ha perdido elasticidad y se ha relajado. La zona del cuello suele ser de las más afectadas y es por eso que los tratamientos de Medicina Estética no son suficientes para mejorar la apariencia del rostro.

Dependiendo de cada caso particular, en esta etapa de la vida se suele recomendar un lifting facial combinado con rellenos faciales. El lifting es un procedimiento quirúrgico que se encarga directamente de tensar los tejidos y músculos de la piel al mismo tiempo que trabaja con la grasa. Mediante esta cirugía se reposiciona todo el conjunto de rostro y cuello y se rejuvenece de una forma natural.

Resultados de los tratamientos

Ambos tratamientos de rejuvenecimiento facial son muy efectivos y producen un resultado satisfactorio para el paciente que ha sido bien valorado por un médico especialista de forma individualizada.

El lifting ofrece unos resultados duraderos que pueden verse durante varios años y, en el caso de la toxina botulínica, este tratamiento debe aplicarse dos o tres veces al año para mantener un resultado perfecto. Sin embargo, lo importante es que el paciente cuente con el mejor asesoramiento personalizado antes de decidir cuál es su mejor opción.

En Clinimagen somos especialistas en Cirugía Estética y en Medicina Estética por lo que nuestro equipo médico te asesorará para que consigas rejuvenecer tu rostro a través del tratamiento más adecuado a tu edad y tu tipo de piel.

Comparte: