LipoLáser o Lipoescultura Láser

LipoLáser o la lipoescultura láser

¿Qué es el LipoLáser o la lipoescultura láser?

El LipoLáser o la lipoescultura láser es un revolucionario sistema de eliminación de acúmulos de grasa mediante la tecnología láser. Es una novedosa técnica quirúrgica de liposucción asistida por un láser de alta precisión diseñado para corregir irregularidades (celulitits) y desproporciones (habituales en zonas como la papada, michelines, o cartucheras), ocasionadas por la acumulación excesiva de grasa. Está indicada para eliminar el tejido adiposo localizado que no desaparece con dietas o ejercicio físico y que no responde a otros tratamientos cosméticos, estéticos o médicos.

Se trata de una plataforma con láser de dos longitudes de onda que tiene como objetivo eliminar tejido adiposo y dar firmeza a la piel. De esta manera, el procedimiento usa una onda de 924 nm que tiene una alta afinidad por el tejido adiposo combinada con la de 975 nm, diseñada para aportar firmeza cutánea.

A través del LipoLáser se puede remodelar la silueta, eliminar la celulitis y reducir la flacidez mediante una intervención de corta duración (entre una y dos horas) y de tipo ambulatoria. Estas características reducen el riesgo quirúrgico al mínimo y acelera la recuperación facilitando el postoperatorio. Con LipoLáser no existen cicatrices ni incisiones traumáticas, es una técnica poco invasiva que carece de puntos de sutura y marcas postoperatorias.

¿Cómo funciona LipoLáser o la lipoescultura láser?

Antes de proceder a la cirugía, el especialista médico realizará un estudio personalizado del paciente. Mediante un análisis fotográfico, el cirujano podrá prever los posibles resultados que serán la guía para el paciente, así como comprobar que las condiciones para la intervención son las adecuadas para la seguridad de la cirugía. Con un lápiz dermográfico, el doctor marcará el área a tratar y los puntos que usará como referencia para introducir el láser en la operación.

A través de una vía venosa se administra la anestesia, normalmente anestesia local o sedación, lo que hace que el ingreso del paciente no sea necesario y se simplifique la operación al tratarse de una cirugía ambulatoria.

Usando las pautas dibujadas por el cirujano se procede a realizar las incisiones, cuya localización dependerán del área a tratar. A través de ellas, que son solo puntos concretos y de pequeño tamaño, se inyecta una solución salina con adrenalina y anestesia hasta conseguir la tumescencia, que significa que la zona se ponga firme y se blanquee, lo que produce un nivel de vasoconstricción que reduce el sangrado.

El siguiente paso del procedimiento consiste en introducir una cánula flexible de 1,5 mm de diámetro, que lleva en el extremo la fibra óptica que transmite la luz láser. Mediante la transiluminación de la luz guía del láser, el especialista puede conocer la situación exacta y monitorizar todo el proceso sin riesgo.

En cada uno de los orificios se realiza un movimiento en abanico hacia adelante y hacia atrás que licuará la grasa circundante mediante un fenómeno denominado lipólisis. La afinidad del láser por la grasa asegura hace que solo se elimine grasa, sin afectar a otros tejidos. Una vez licuada se introduce una cánula de lipoaspiración que la succiona, con un control milimétrico del volumen aspirado en cada zona.

El procedimiento que usa LipoLáser o lipoescultura láser combinando dos tipos de longitud de onda añade un efecto adicional a la destrucción del tejido adiposo. A través del láser de longitud de onda de 975 nm, también se coagulan los pequeños vasos del tejido adiposo. Esto acelera la reorganización de colágeno en la capa de la piel más superficial con un efecto de tensado cutáneo. De esta forma, con la retracción de la piel y la inducción de la formación de colágeno se reduce la flacidez y se produce un efecto reafirmante sobra la zona. Esta innovadora característica que posee LipoLáser supera los efectos de la liposucción tradicional, en la que es habitual sufrir flacidez como producto de la intervención.

Para compensar la pérdida de líquido y grasa que está siendo succionada con el procedimiento, durante toda la liposucción se administran unos determinados fluidos por vía intravenosa. Tras la lipoaspiración, se procede a dar un pequeño punto de sutura en los orificios de entrada de la cánula y se coloca un vendaje compresivo. Las cicatrices de la liposucción con LipoLáser son tan pequeñas y están tan estratégicamente localizadas que son prácticamente imperceptibles tras el proceso de curación.

¿Cuáles son los requisitos del buen candidato para LipoLáser o lipoescultura láser?

Se aconseja el procedimiento de liposucción con LipoLáser o lipoescultura láser a aquellas personas que gocen de una buena salud, no padezcan de enfermedades cardiovasculares o diabetes, hipertensión, problemas de circulación o alguna deficiencia en el sistema inmunológico. Para una recuperación y unos resultados óptimos, la piel del paciente debe tener la suficiente elasticidad y firmeza para reajustarse al nuevo contorno postquirúrgico.

No es recomendable para pacientes con sobrepeso de más de un 20%, aquellas personas que tienen un soplo en los pulmones o en el corazón o mujeres embarazadas.

El candidato ideal para la técnica quirúrgica de LipoLáser o lipoescultura láser es aquel que tiene grasa acumulada y localizada en abdomen, caderas, espalda, zona interior y exterior de los muslos, papada, rodillas, brazos tobillos o pecho masculino. En todas estas zonas se ha demostrado que LipoLáser o lipoescultura láser ofrece buenos resultados, del mismo modo que para reducir la grasa acumulada alrededor de las axilas, michelines de la región lumbar, acúmulos de grasa en el llamado “rollito del sujetador”, en la zona prepúbica o en el pliegue subglúteo, especialmente si son localizaciones en las que además se observa flacidez.

¿LipoLáser o liposucción tradicional?

El procedimiento de liposucción con LipoLáser o lipoescultura láser tiene una serie de beneficios con respecto a la tradicional.

  1. Al ser una técnica que se realiza con anestesia local, la cirugía es de tipo ambulatoria y no requiere del ingreso hospitalario del paciente.
  2. No es una intervención tan invasiva como la liposucción tradicional, con incisiones de pequeño tamaño y un postoperatorio más rápido y
  3. El paciente puede incorporarse a sus actividades habituales en 24 horas.
  4. El traumatismo interno es mucho menor con LipoLáser o lipoescultura láser, ya que la técnica utilizada moviliza la grasa mediante un efecto térmico y fotónico, no mecánico como la intervención tradicional. El pequeño diámetro de la cánula láser hace que esta se deslice con suavidad entre las capas de la piel por lo que la tunelación es más fácil, más segura y con menor daño para el tejido interno.
  5. Con el láser, se estira y se reafirma la piel creando un efecto antiflacidez que no ofrece la liposucción, cuyos resultados en ocasiones no son visibles por completo por el exceso de piel tras la cirugía, que es incapaz de retraerse y ajustarse al nuevo perfil.
  6. La técnica quirúrgica con láser o lipoescultura láser favorece la coagulación y disminuye el sangrado, reduciendo el hematoma y la inflamación postoperatoria y favoreciendo a una recuperación más rápida y menos traumática de la piel.
  7. Se puede emplear en zonas con flacidez de la dermis, casos para los que la liposucción tradicional está contraindicada.
  8. Al utilizar una cánula flexible se pueden alcanzar zonas de difícil acceso y por tanto se pueden tratar acúmulos grasos más pequeños.

El postoperatorio en el LipoLáser o lipoescultura láser

Tras la intervención, se colocará un vendaje compresivo o una faja especial que favorece la readaptación de los tejidos, controla la hinchazón y el sangrado. Durante las primeras semanas, al menos 2 o 3, será necesario que el paciente lo lleve en todo momento.

Es normal sentir quemazón, inflamación o presentar hematomas en las áreas tratadas, es parte del proceso habitual de curación. Con el tiempo estos efectos irán desapareciendo. Las molestias tras la intervención serán tratadas con la medicación que prescriba el especialista, normalmente analgésicos comunes, cremas antibióticas para las cicatrices y antinflamatorios.

La cicatrización será un proceso gradual durante el cual hay que tener ciertos cuidados concretos. La sutura, que es mínima, suele retirarse entre los 5 a 10 días posteriores a la operación, en este periodo es recomendable usar cremas antibióticas para prevenir infecciones y vendajes sobre las heridas hasta su curación.

El paciente deberá evitar actividades intensas en el periodo de 2 a 4 semanas posteriores a la cirugía, aunque las actividades cotidianas podrán recuperarse normalmente a las 24 horas de la intervención.

Para poder evaluar los resultados de una liposucción con LipoLáser o lipoescultura láser se debe esperar al menos tres meses, ya que la inflamación y el hematoma irán desapareciendo gradualmente. El aspecto definitivo de la zona tratada se podrá observar a los seis meses.

Los resultados de la liposucción son duraderos a largo plazo, especialmente si la persona hace ejercicio regularmente y sigue una dieta equilibrada. Tras la cirugía, aunque se aumente de peso, la grasa no se localizará de la misma manera que originalmente, se acumulará de forma más homogénea y equilibrada.

Comparte: