Liposucción

Liposucción en Las Palmas y Tenerife

La liposucción se trata de una técnica quirúrgica que tiene como fin eliminar la grasa localizada de distintas partes del cuerpo. No es un tratamiento encaminado a la pérdida de peso sino a la absorción de los acúmulos adiposos. Esta técnica no se refleja en la báscula sino en la imagen estética del cuerpo, que al eliminar la grasa localizada luce más delgado, firme y con mejor silueta.

Existen diferentes factores que influyen en los resultados de una liposucción y por eso es importante el asesoramiento profesional previo a la cirugía y un estudio personalizado de cada caso. La elasticidad de la piel, el volumen de grasa, la zona a tratar y la edad entre otras características, son aspectos fundamentales para un buen resultado estético de este tratamiento. El candidato perfecto para esta intervención es aquella persona que sufra de grasa localizada en una o varias zonas en concreto, con un sobrepeso inferior al 20% y en buenas condiciones de salud.

Obtener la silueta deseada es posible gracias a la liposucción, cuyos resultados son duraderos y efectivos a largo plazo.

¿En qué consiste la liposucción?

A través de pequeñas incisiones, normalmente de menos de 1 centímetro, se introduce una mezcla de solución salina con vasoconstrictores y anestésicos locales sobre la zona a tratar. Tras esta inyección, con unas cánulas rígidas conectadas a una bomba de vacío, jeringa y otros elementos se accede a la zona a tratar y se elimina la grasa sobrante.

Al introducir las cánulas, se crean unos túneles entre las capas de la piel que rompen los acúmulos y los licúa, para posteriormente ser aspirados fuera del cuerpo. Según la zona afectada y la cantidad de grasa a aspirar se usará un tipo de anestesia u otra, que puede ser anestesia local, epidural o general. La duración de proceso también variará según el volumen a retirar y la parte del cuerpo intervenida.

El postoperatorio en la liposucción

Según el tipo de anestesia y el nivel de la intervención se requerirá del ingreso o no del paciente. Si se trata de una zona concreta se realizará con anestesia local mediante cirugía ambulatoria.

Tras la operación de liposucción, se coloca una faja especial que deberá usarse durante un mes. Las molestias ocasionadas por la liposucción suelen describirse como las que se padecen con las agujetas, más que como dolor y habitualmente y se solventarán con la medicación que indique el especialista.

Es normal que se produzca inflamación en la zona y hematoma, se trata del proceso habitual de regeneración del tejido. El cuerpo tiene un periodo de reabsorber todo el edema y posteriormente se realiza una remodelación de la grasa restante llevando a cabo una destrucción de ella o injerto de la misma.

Los resultados de la liposucción serán visibles en los primeros meses, normalmente a partir del tercer mes ya se pueden observar los efectos de la intervención. La inflamación remitirá de manera gradual y el proceso completo y el resultado final serán visibles en su plenitud a los 6 meses.

El paciente podrá realizar vida normal y volver a sus actividades cotidianas a partir del tercer día aunque la gimnasia o el ejercicio físico se recomienda recuperarlo a partir de la primera semana.

Es aconsejable masajear la zona intervenida para evitar un injerto anárquico de la grasa, del mismo modo que se recomiendan los masajes linfáticos y redistribuidos de grasa.

Asesoramiento profesional y equipo médico para la liposucción

Es muy importante, al igual que en cualquier cirugía, que todo el proceso tenga el seguimiento de un equipo profesional sanitario. El estudio personalizado de cada caso por el especialista es la mejor manera de visualizar los resultados y de seleccionar adecuadamente la técnica a utilizar. En Clinimagen, los especialistas tienen décadas de experiencia en este tipo de intervenciones, trabajan en un centro médico con todas las prestaciones de salud, higiene y seguridad y son titulados en Medicina Plástica, Estética y Reparadora.

Que el proceso lo lleve a cabo un equipo médico cualificado es la mejor garantía de salud y de seguridad, ya que la experiencia, la formación y la calidad de los profesionales aseguran un seguimiento previo, durante y posterior a la intervención que minimiza el riesgo y potencia los resultados de la operación.

Recuerda:

  1. La liposucción es una cirugía sencilla, protocolada, controlada y normalmente, de corta duración.
  2. Las cicatrices son mínimas y las marcas quirúrgicas imperceptibles con el paso del tiempo por su tamaño y localización.
  3. El postoperatorio no es especialmente doloroso ni molesto.
  4. Con una dieta equilibrada y ejercicio, los resultados se mantendrán a largo plazo.
  5. El asesoramiento previo y un equipo médico de calidad, experimentado y cualificado es fundamental para garantizar el mínimo riesgo y los mejores resultados.
Comparte: