Mamoplastia de aumento de pecho

Cada año entre 18.000 y 19.000 mujeres españolas deciden someterse a una intervención estética de aumento de pecho o mamoplastia y ganar algunas tallas más, según datos aportados por la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Una cifra que a nivel mundial se eleva hasta alcanzar la cifra de 1.773.584 mujeres.

Los motivos son tanto físicos como psicológicos: mejorar la apariencia, recuperar la forma y volumen que se tenía antes de un embarazo o un periodo de lactancia, sentirse más cómodas con su cuerpo e incrementar la autoestima.

¡Ahora es tu momento!

En Clinimagen te ofrecemos una irresistible promoción hasta el próximo 29 de marzo para lograr ese deseado aumento de pecho y lucir estupenda.

Sin embargo, antes de adentrarte en un quirófano para una mamoplastia de aumento de pecho, en Clinimagen consideramos que  es fundamental que cuentes con toda la información y el asesoramiento posible que te ofrecen nuestros  profesionales sobre los implantes de prótesis mamarias y que puedas lograr un aspecto más natural y equilibrado estéticamente.

El volumen en una mamoplastia de aumento

De hecho, la naturalidad del resultado va a depender de dos factores: Dónde coloquen los médicos los implantes y el volumen, pues a mayor volumen menos naturalidad. Por eso, la última palabra sobre el volumen que deseas la tienes tú.

Una vez has decidido aumentar tus pechos, seguro que te asaltarán dudas sobre qué tipo de implantes ponerte, dónde me colocarán el implante y cuál será la técnica que más se adecuada a mi fisonomía.

En Clinimagen nuestros especialistas médicos despejaremos todas tus dudas.

La intervención consiste en introducir un implante de triple capa compuesto por gel cohesivo de silicona, es seguro para la salud y de tacto agradable, además posee una cobertura rugosa lo que va a reducir el riesgo de contractura capsular.

Si deseas un busto redondeado con un efecto de más volumen el implante tendrá forma redonda, la cual va a variar en función del tamaño y serán más duro al tacto; por el contrario están los implantes anatómicos o con forma de lágrima, que van a permitir adaptarlas mejor a la fisonomía del cuerpo.

¿Submuscular o subglandular?

Los implantes se pueden insertar de manera submuscular, subglandular y una tercera opción o intermedia que es el plano dual. Indicaremos a cada paciente la más adecuada.

  • El implante submuscular tiene como ventaja que aportan gran movilidad y evita las redondeces, que luego resultan tan poco naturales. Se aconseja en aquellas pacientes que carecen de glándula mamaria, cuando su pecho es muy pequeño.
  • El implante subglandular se aconseja para las más del 60% de mujeres que quieren rellenar el polo superior. Se instala entre el músculo pectoral y la glándula mamaria del pecho. Es el más escogido mujeres que han sido madres, que se han sometido a determinadas dietas e incluso las asiduas al deporte.
  • El plano dual permite alojar la prótesis de gel por debajo y por encima del pectoral mayor a la vez con un resultado más personalizado y natural. Se indica para pacientes que tienen una mama que parece que está caída y que carece de tejido.

Hay tres formas de colocar el implantes: por la vía  submamaria, la periareolar y la axilar. La primera es considerada la más adecuada para poder garantizar al 100% la posibilidad de una lactancia en el futuro, la periareolar que se realiza por la mitad de la circunferencia de la areola. Con la axilar las prótesis implantadas se colocan detrás de la zona muscular.

Debes saber que la mamoplastia es una intervención segura, que se realiza en una y dos horas, aproximadamente, en unos meses verás que no te quedará rastro de la cicatriz de la incisión siempre que sigas los consejos y los cuidados médicos, no te afectará a la salud ni a futuros embarazos y en unos 10 días tras la cirugía podrás hacer vida normal. No obstante, nuestros especialistas médicos te aportarán todos los consejos y cuidados preventivos.

No esperes más y pide cita.

Comparte: