Mamoplastia de reducción

Mamoplastia de reducción

Muchas mujeres desean lucir unos pechos grandes y levantados. Símbolo sexual para unas, para otras supone un gran problema que les acarrea problemas psicológicos y de salud. Sienten que más que un beneficio solo les aporta inconvenientes por las molestias que sienten, lo abultado que son, no hay manera de disimularlos y además, debido a la fuerza de la gravedad sus pezones se orientan hacia abajo dando apariencia de péndulos.´

Una dinámica que durante la adolescencia provoca una serie de problemas psicológicos como una falta de aceptación propia y del entorno, un deseo de esconder y esconderse y, en ocasiones, estar expuestas a burlas. Es normal que con este panorama, muchas mujeres busquen la salida con una intervención de reducción de pecho.

En Clinimagen contamos con un equipo médico y profesionales cualificados en cirugía estética que te ofrecen la mejora garantía de calidad, resultados y buena praxis para realizar la mamoplastia de reducción de pecho, en la que no solo logrará una reducción del volumen de tus mamas, sino también elevar el seno a su posición natural y reconstruirlo.

¿Por qué la mamoplastia de reducción?

Frente a las mujeres que buscan la vía para una mamoplastia de aumento, despejamos las principales razones por las que otras que lo sufren persiguen justo lo contrario. Las razones son de diferente índole, desde razones de salud hasta la de propia imagen:

  • El sudor que se genera debajo de los senos que provoca erupciones, picor, mal olor.
  • Sostenes de tallas desproporcionadas.
  • Dificultad para encontrar tiendas que vengan tallas grandes.
  • El precio de los sostenes especiales.
  • El pecho se desborda si se usa un sujetador de media copa y hasta de copa completa.
  • Tener que comprar ropa especial para disimularlos. Problemas para lucir escote.
  • Las miradas indiscretas.
  • Dificultades para practicar deporte.
  • Problemas con las tallas de ropa profesional.
  • Marcas de los tirantes de los sujetadores debido al peso.
  • Dolor crónico de espalda y cuello.
  • Problemas nerviosos crónicos causados por la mala postura, como son el entumecimiento u hormigueo en brazos y/o manos.

En Clinimagen ponemos todos nuestros conocimientos y profesionalidad para que puedas lucir un pecho natural y estético. La mamoplastia de reducción de pecho es una intervención que suele llevar entre dos y cinco horas de quirófano bajo anestesia general; el tiempo de la intervención variará en función de tu caso personal, del volumen de tu busto y la complejidad de la reconstrucción.

Comparte: