El agrandamiento de senos es un procedimiento altamente personal y la decisión de realizarlo debe ser tomada por uno mismo, no para cumplir los deseos de otra persona o para tratar de ajustarse a algún tipo de imagen ideal.


 

El agrandamiento de senos puede ser una buena opción si:

  • Tus senos ya se han desarrollado por completo.
  • Gozas de buena salud física.
  • Tienes expectativas realistas.
  • Te sientes molesta porque sus senos son demasiado pequeños.
  • Estás descontenta con la pérdida de forma y volumen de tus senos después de un embarazo, por haber bajado de peso  o por envejecimiento.
  • Tus senos tienen formas o tamaños diferentes entre sí

El resultado final dependerá de la confianza en tu cirujano así que no dudes en plantearle  todas tus dudas.

Comparte: