Cirugía de varices

Cirugía de varices en Las Palmas y Tenerife

La microcirugía de varices se trata de una intervención quirúrgica que tiene como fin la eliminación de forma definitiva de los trayectos venosos de forma varicosa de los miembros inferiores. Las varices se producen por un retorno inadecuado de la sangre y provoca deformidad y endurecimiento en las venas. Esto provoca una imagen antiestética y un aspecto de envejecimiento y cansancio prematuro en las piernas.

Las venas varicosas son venas hinchadas, retorcidas y dilatadas que se pueden ver bajo la piel, a menudo de color rojo o azul. Con la cirugía de varices, se eliminan estos efectos varicosos devolviéndole a los miembros inferiores la firmeza y la piel lisa y uniforme propia de la juventud. Esta técnica quirúrgica se llevará a cabo siempre y cuando la circulación profunda sea permeable y no se presente una insuficiencia a nivel de la ingle.

¿En qué consiste la microcirugía de varices?

La intervención de cirugía de varices se realiza bajo anestesia local, sedando el trayecto de la vena a tratar. Suele conllevar entre una hora y hora y media de quirófano, según el caso. Mediante microincisiones, normalmente de menos de 5 milímetros, se accede a la vena varicosa y se extrae la zona afectada.

Los cortes se situarán cerca de la parte superior, media e inferior de la vena dañada. De esta forma, una de las incisiones estará en la ingle y el otro más abajo en la pierna, en la pantorrilla o en el tobillo.

El procedimiento comienza con la introducción por parte del cirujano de un cable plástico flexible y delgado hasta la vena a tratar a través de la ingle y que guiará a través de ella hacia el otro corte más bajo. Este cable se ata y se tira de él hacia fuera a través del corte inferior, de esta forma se extrae la vena varicosa con las mínimas marcas quirúrgicas.

Según la dificultad que presente dicha extracción serán necesarias más o menos incisiones, aunque siempre de pequeño tamaño. Tras la cirugía, estos cortes se suturan y se venda la zona. El paciente podrá salir del centro médico caminando y recuperar sus actividades cotidianas en cuestión de horas.

El postoperatorio de la cirugía de varices

Al término de la cirugía, se vendará la zona intervenida y se recomienda que el paciente permanezca el máximo tiempo posible con las piernas elevadas entre las 24 y 48 horas posteriores. Podrá caminar normalmente, aunque se aconseja que no permanezca de pie durante largos periodos durante el postoperatorio inmediato.

El postoperatorio de la cirugía de varices no es doloroso y aunque es habitual que la zona presente hematomas, estos irán desapareciendo de manera gradual para dejar al descubierto los verdaderos resultados de la intervención.

El paciente podrá regresar a sus actividades habituales en pocas horas, evitando excesos por precaución en las primeras semanas. La cirugía de varices puede complementarse con otros tratamientos, al igual que según el nivel de afección de la vena pueden usarse diferentes técnicas como el láser, con resultados similares.

Asesoramiento profesional y equipo médico para la cirugía de varices

Es fundamental que todo el procedimiento esté controlado y estudiado por un equipo médico cualificado y con experiencia en este tratamiento. Las piernas son una zona visible sobre la que hay que tener especial precaución, los resultados deben ser óptimos y todo el proceso ser monitorizado por especialistas y con la mejor calidad.

Es importante comprobar que el centro clínico tiene todas las prestaciones de salud, seguridad e higiene y solventar todas las dudas posibles antes de comenzar con el tratamiento.

En Clinimagen, los especialistas cirujanos llevan décadas realizando intervenciones de este tipo, trabajando en un centro médico de referencia y volcados con el paciente, a los que acompañan durante todo el proceso con un seguimiento personalizado de cada caso.

Este estudio exhaustivo del paciente garantiza que los resultados sean los idóneos y que la técnica aplicada es la correcta en cada caso. Un equipo médico profesional es el mejor seguro de calidad y efectividad.

Recuerda:

  1. La cirugía de varices es una intervención sencilla, controlada, protocolada y de corta duración.
  2. Es una cirugía ambulatoria que no requiere el ingreso hospitalario del paciente.
  3. Tras la intervención se pueden recuperar las actividades normales en cuestión de horas.
  4. Las incisiones son de menos de 5 milímetros, por lo que son imperceptibles externamente.
  5. El postoperatorio no es doloroso y los resultados son duraderos a largo plazo.
  6. Existen varios tratamientos y técnicas para la eliminación de varices, el asesoramiento profesional de un equipo médico cualificado es fundamental para dar con la mejor alternativa y los resultados.
Comparte: