Plasma Rico en Plaquetas (PRP)
La piel pierde tonicidad y elasticidad por muchas razones en la vida, pero sobre todo por el envejecimiento. Esta es la razón de que los avances en la medicina estética haya dado lugar a tantos tratamientos para el rejuvenecimiento facial, para recuperar la vitalidad y la luminosidad, como el Plasma Rico en Plaquetas (PRP).

El PRP es un tratamiento cuyo objetivo es ralentizar el envejecimiento de la piel mediante la regeneración celular. Así, se introduce plasma rico en plaquetas en la sangre para producir más colágeno y fibroblastos y así, regenera la piel desde las capas más profundas de la dermis oxigenándola e hidratándola lo que produce que se suavicen los signos del cansancio y del envejecimiento.

El tratamiento de PRP es un proceso de regeneración de la piel a partir de las plaquetas porque éstas se encargan de crear nuevos tejidos a través de la formación de nuevos vasos sanguíneos lo que proporciona que las células se regeneren. Esto sucede debido a la acción de las plaquetas ya que son las encargadas de actuar cuando nuestro organismo sufre una herida ayudando a regenerar el tejido dañado y cicatrizar la piel.

Mitos y Verdades del PRP

Es un tratamiento rápido e indoloro
Sí. En el tratamiento se produce un proceso de centrifugado de la sangre que dura aproximadamente 10 minutos, por lo que es muy rápido, con el fin de separar las plaquetas de los glóbulos rojos. Esto se realiza tras haber tomado una muestra de sangre del paciente. Como último paso, se realizan unas microinyecciones en la piel de la paciente para introducir el PRP en las zonas a tratar.

-Se puede aplicar en cualquier zona.
Sí, aunque la zona más común a tratar es el rostro, también puede realizar este tratamiento en otras zonas. Éstas dependerán principalmente del tipo de piel y del estado de ésta además de cómo y dónde se produzcan las arrugas o manchas.

– Los resultados son definitivos.
No exactamente. El tratamiento de PRP se debe realizar unas tres veces al mes durante el primer año para surtir un efecto duradero y, luego, se reduce el tratamiento a una o dos veces en los siguientes años. Los efectos son visibles desde la primera aplicación, al día siguiente ya puede verse mejoría, sin embargo el cambio realmente se percibe pasados los primeros 30 días.

– El PRP esta indicado sólo para personas mayores.
No es cierto. Aunque es un tratamiento demandado entre personas con piel madura y con signos de la edad en ella, este tratamiento pueden aplicárselo personas de todas las edades con problemas de marcas en la piel como por ejemplo, mujeres jóvenes que hayan sufrido acné severo.

– El PRP también está indicado para eliminar estrías y cicatrices.
Sí. Este tratamiento regenera los tejidos desde las capas más profundas por lo que es útil tanto para arrugas como para otras marcas que existan en la piel, ya sean problemas de acné, estrías, cicatrices o manchas. El resultado depende principalmente de tipo de piel y del tipo de problema a tratar ya que no todas las estrías desaparecen ni todas las cicatrices o manchas. Es importante el asesoramiento del médico antes de aplicarse el tratamiento para tener unas expectativas reales de lo que puede aportarte el tratamiento.

– Es un tratamiento seguro tolerado por cualquier tipo de piel.
Este tratamiento es totalmente eficaz y seguro puesto que parte de la sangre del propio paciente por lo que no tiene efectos secundarios ni produce alergias de ningún tipo. Es un proceso natural que utiliza las propias proteínas del paciente.

– El tratamiento de PRP no requiere de un estudio médico previo.
Esta afirmación es incorrecta puesto que todo tratamiento de medicina estética requiere que el paciente lleve su historial médico al especialista y se realice un análisis de sangre para determinar si es factible y para descartar que exista alguna enfermedad previa.

– El PRP puede combinarse con otros tratamientos
Cierto. Es un tratamiento destinado a regenerar la piel y, por tanto, a rejuvenecerla, pero existen cantidad de tratamientos que tienen por objetivo rejuvenecer el rostro. A este respecto, el tratamiento puede aplicarse tanto solo como de forma combinada con otros tratamientos para el rejuvenecimiento facial como el bótox o el ácido hialurónico siendo estos casos en los que los resultados son más notables, rápidos y efectivos.

– PRP puede realizarse en cualquier tipo de piel
Esto no es cierto ya que aunque se trata de un tratamiento completamente seguro existen límites. No puede realizarse en una piel que tenga acné en actividad o una piel que esté en tratamiento dermatológico. Es necesario esperar a que el tratamiento contra el acné surta efecto y cuando haya terminado si la piel presentara marcas propias de esa etapa sí podría realizarse el tratamiento de PRP para suavizarlas e incluso eliminarlas.

El tratamiento de PRP es uno de los más novedosos en el ámbito de la medicina estética y sus resultados resultan muy exitosos, pero siempre es necesario realizarlo en un centro médico especializado y cualificado. En Clinimagen contamos con un equipo médico experto en medicina estética que te asesorará para conseguir una piel radiante y joven.

Comparte: