Eliminar la papada

La elasticidad de la epidermis deja efectos en el rostro y en el cuello, cuando además se suma algo de flacidez, unos kilos de más o la acumulación de piel y grasa bajo la mandíbula puede aparecer lo que se conoce comúnmente como papada. Se trata de tejido adiposo bajo el hueso maxilar, que genera un aspecto de envejecimiento prematuro o de exceso de peso.

¿Es posible eliminar la papada?

Sí, existen varias alternativas de cirugía estética para deshacerte de la antiestética papada de forma permanente.

Lifting facial

Aunque lo normal es actuar sobre las arrugas y flacidez del rostro, el lifting puede ampliarse hasta la zona de cuello y escote. De esta manera, es posible reestructurar los tejidos y eliminar el exceso de piel y grasa sobrante bajo la mandíbula. Al recolocar la piel y extirpar los acúmulos grasos, la papada desaparece y el contorno facial vuelve a estar definido y con un aspecto más joven y firme.

Liposucción

La liposucción puede realizarse en zonas localizadas para eliminar el exceso de piel y grasa de ciertas zonas. La liposucción licúa y extrae el tejido adiposo para acabar con la acumulación del mismo en el cuello que ocasiona la papada. De esta manera se elimina el problema y se ofrece una solución duradera.

Lipoescultura Láser

Consiste en un método de liposucción mediante un láser de doble acción, menos invasivo que la liposucción tradicional. El láser actúa licuando y extrayendo la grasa sobrante a la vez que favorece la coagulación del tejido, evitando el sangrado y favoreciendo la formación de colágeno, que reafirma la piel y evita la flacidez. Está especialmente recomendado para pacientes con acúmulos de grasa localizados, como es el caso de la papada. El láser requiere de unas incisiones mínimas por lo que evita las cicatrices, es bajo anestesia local y de tipo ambulatoria y al ser una técnica poco invasiva reduce el tiempo del postoperatorio.

Hilos tensores

Si la papada está producida por flacidez y no hay un gran volumen de grasa o de piel que retirar, los hilos tensores son una buena alternativa son cirugía. El tratamiento tiene efectos inmediatos y no requiere de postoperatorio. Se trata de un tratamiento para devolverle la firmeza al rostro, que consiste en la aplicación de unos hilos específicos muy delgados mediante agujas especiales, que se fijan a la piel retensando y recolocando los tejidos relajados. Es una alternativa muy natural y mínimamente invasiva que ofrece resultados instantáneos sin cicatrices.

Comparte: