La cirugía de aumento de pecho es una de las intervenciones quirúrgicas más demandadas en el mundo y también en España. Al año se realizan numerosas operaciones para remodelar los pechos, sin embargo, siempre pueden surgir dudas sobre todo respecto al postoperatorio. Y es precisamente este período uno de los más importantes para el resultado final.

Es conveniente seguir las indicaciones del cirujano sobre los cuidados que se debe llevar a cabo tras la cirugía para evitar complicaciones y conseguir como resultado unos pechos perfectos.

Cómo es el postoperatorio de un aumento de pecho

La mamoplastia de aumento es una cirugía altamente segura que no entraña casi riesgos para la paciente. Lo primordial es contar con un equipo médico de calidad que pertenezca a la Sociedad Española de Cirugía Plástica Reparadora y Estética (SECPRE).

Tras la operación la paciente permanecerá ingresada en el hospital una noche con el objetivo de garantizar su seguridad. Al día siguiente ya podrá volver a su casa donde deberá realizar reposo durante las primeras 48 horas tras las cuales si no tiene ninguna molestia dolorosa excesiva podrá retomar su actividad habitual.

Los puntos de sutura se retiran aproximadamente entre los 10 y los 15 días de la intervención. Según los especialistas lo más importante en este período de recuperación es no realizar grandes esfuerzos. Durante este tiempo la paciente tendrá que realizarse en casa las curas en los puntos unas tres veces al día siguiendo las indicaciones del médico. También es recomendable el uso de crema hidratante en la zona de los pechos ya que tras la operación tiende a resecarse. Estos dos factores determinarán si la cicatrización es buena para poder proceder a retirar los puntos. En ocasiones es necesario esperar unos días más si la cicatrización no se ha realizado correctamente.

Durante esas primeras semanas es normal sentir algo de dolor que se aliviará con analgésicos recomendados por el cirujano. Además, la paciente también podrá notar la zona de los pechos hinchada y con algún hematoma, pero estas molestias irán desapareciendo a medida que las prótesis se adapten en una posición natural. Para disminuir esta inflamación se utilizan los drenajes linfáticos manuales que facilitan y aceleran la cicatrización.

Tras la retirada de los puntos de sutura la paciente podrá reincorporarse a su vida normal e incluso a su trabajo siempre y cuando éste no requiera un gran esfuerzo físico. A pesar de retomar su rutina diaria, es necesario tener en cuenta una serie de precauciones hasta que hayan pasado al menos 30 días de la intervención. Durante este primer mes es muy importante el uso de un sujetador deportivo que favorezca la cicatrización y evite movimientos bruscos. Además, no se debe realizar deportes de impacto ni levantar peso en ese período.

En cuanto a actividades diarias como conducir, es recomendable esperar a que pasen seis semanas de la cirugía debido a los movimientos bruscos que se pueden realizar en la conducción. De esta manera se garantiza la cicatrización, la disminución de la inflamación y la recuperación del tono de los músculos.

En Clinimagen somos especialistas en cirugía de remodelación de pechos y, por ello, conocemos las necesidades de nuestras pacientes. Contamos con un equipo médico de referencia en Canarias que te asesorará para conseguir el escote que deseas con el mejor resultado posible.

Comparte: