Reducirse el pecho para combatir los dolores de espalda

Una de cada 20 mujeres de España que recurre a la cirugía plástica lo hace para reducirse el pecho, según datos de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE).

Una de las múltiples causas que obligan a tomar esta decisión de reducirse el pecho no son los meramente estéticos, sino los constantes dolores de la columna y de las cervicales que padecen mujeres que soportan un exceso de peso a consecuencia de tener unos pechos muy grandes para su constitución.

Reducirse el pecho para combatir los dolores de espalda

Generalmente, se trata de un problema que aparece ya desde la niñez, cuando observan que sus mamas crecen rápidamente. A los problemas de salud se suman los complejos que hacen que cambien la postura natural del cuerpo en el intento de ocultarse. Este acto no hace más que agravar la situación pues empiezan a aparecer contracturas que se van complicando y derivando a patologías crónicas de mayor gravedad como rigidez y deformidades de columna e incluso hernias discales.

Por si fuera poco, muchas padecen la falta de una talla adecuada de sujetador, a lo que se suman quemaduras o irritación en la piel a consecuencia del roce entre las mamas y la imposibilidad, en muchos casos, de practicar deporte.

Si quieres liberarte de tantas molestias, dejar de lado los dolores de espalda, cuello y empieza a caminar erguida, ya no hay razones para esperar. En Clinimagen te vamos a ayudar a que tu pecho tenga las proporciones adecuadas para que dejes de sufrir ahora y en el futuro. Reducirse el pecho con una mamoplastia de reducción de pecho es una intervención sencilla, segura y protocolizada con la que también podrás olvidarte de complejos.

En Clinimagen conseguirás tener un pecho natural, armonioso y de un tamaño adecuado a tus características físicas. Te explicamos cómo hacemos esta intervención:

  • Se trata de un procedimiento que llevará entre dos a cinco horas de quirófano,
  • Por lo general se hace bajo anestesia general.
  • El cirujano procederá a extirpar parte del tejido mamario y de la piel.
  • Se realizarán tres incisiones: alrededor de la areola, desde la areola hacia el pliegue por debajo de la mama y a lo largo del pliegue inferior de la mama.
  • La grasa, la piel y el tejido mamario que sean adicionales se extraerán
  • El pezón y la areola se recolocarán en una posición más alta.
  • En ocasiones, se combinará con una liposucción mejorando la forma de la mama y de la zona axilar.
  • Con el cierre de las incisiones con puntos de sutura se irá remodelando la mama.
Comparte: