rejuvenecimiento facial

Cómo disimular los efectos de la edad es la preocupación de muchas mujeres hoy en día. El paso de los años hace que la piel pierda elasticidad y firmeza y así, que aparezcan las antiestéticas líneas de expresión o arrugas faciales.

Existen numerosos tratamientos para lidiar con este problema sin necesidad de pasar por un quirófano. Los tratamientos de rejuvenecimiento facial tienen como objetivo reducir e incluso eliminar esas arrugas, manchas o marcas del rostro con las técnicas menos invasivas. Así, sin cirugía es posible rejuvenecer la piel y darle un aspecto luminoso.

Todos los tratamientos de rejuvenecimiento facial producen buenos resultados, pero cada uno usa técnicas diferentes enfocadas a cada uno de los problemas particulares de la piel. Por ello es importante seguir las indicaciones de un especialista en medicina estética para asegurarnos el resultado deseado. Además, la mayoría de los tratamientos de medicina estética son compatibles entre sí y existen casos en los que el efecto será mayor si se intercalan dos tratamientos.

Tratamientos de rejuvenecimiento facial

Ácido hialurónico: Esta técnica se utiliza para aportar hidratación a la dermis con lo que se logra una reducción de las arrugas y las líneas de expresión. Se trata de un tratamiento orientado a las pequeñas arrugas mediante la infiltración de ácido hialurónico. Este tratamiento se aplica bajo anestesia local en la zona a tratar sin necesidad de entrar en quirófano. El ácido hialurónico es un material natural que no implica ningún tipo de riesgo ya que está presente en todos los organismos y se va perdiendo de forma natural con los años.

Bótox: Es un tratamiento que se realiza con pequeñas inyecciones de la toxina botulínica en la zona del músculo causante de que se cree la línea de expresión o arruga. Así, se logra minimizar esos efectos del envejecimiento de la piel con rapidez. El bótox está especialmente recomendado para las líneas y arrugas del entrecejo y las antiestéticas y comunes “patas de gallo”.

Plasma rico en plaquetas: Es uno de los tratamientos más innovadores de la medicina estética. Es completamente natural ya que se trata de utilizar la sangre de la propia paciente para aumentar el número de plaquetas en ella. Las plaquetas son las responsables de la regeneración celular del organismo y van perdiéndose con los años, al igual que el ácido hialurónico, por lo que este tratamiento consiste la infiltración del plasma rico en plaquetas mediante el centrifugado de la sangre. Así, se logra que la piel rejuvenezca de forma sana y natural sin complicaciones con el objetivo de que luzca más hidratada y con mayor elasticidad y luminosidad.

Láser resurfacing: Se trata del uso de la tecnología láser para rejuvenecer la piel del rostro y eliminar arrugas y manchas más profundas. Esto se consigue mediante un láser de CO2 que actúa sobre la capa externa de la piel vaporizando las imperfecciones que van ser tratadas sin dañar el rostro. Además, el uso del láser promueve la formación de colágeno en la piel por lo que el resultado será un aspecto más liso, suave y terso.

Peeling: Es la técnica menos invasiva ya que consiste en mejorar el aspecto visible de la piel mediante la eliminación por abrasión de las capas más externas motivando la regeneración natural del tejido. Se trata sobre todo de un tratamiento cuyo objetivo es mejorar la elasticidad cutánea y aportar suavidad al rostro.

Hilos tensores: son unos hilos muy delgados que se utilizan para tensar la piel y devolverle su firmeza. Es un tratamiento no invasivo que eleva los tejidos cutáneos que están flácidos a través de unas pequeñas incisiones. De esta forma el resultado es una piel joven y saludable ya que el resultado es muy natural. Las zonas para las que está destinado este tratamiento son el cuello, las mejillas y el ceño.

¿Resultados definitivos?

Ningún tratamiento actual proporciona resultados definitivos, sin embargo unos son más duraderos que otros. Es imposible detener el envejecimiento de la piel, pero sí podemos frenar sus efectos y con este fin existen los tratamientos de rejuvenecimiento facial. Es cierto que cada cierto tiempo es necesario repetirlos si se quiere mantener la piel del rostro siempre tersa y perfecta, pero este tiempo dependerá del tratamiento a realizar.

Puesto que se trata de unos tratamientos de medicina estética que no requieren cirugía, la recuperación es casi inmediata y no hace falta realizar cambios en la vida cotidiana por lo que son completamente compatibles con la rutina diaria y pueden realizarse repetidas veces sin problemas.

Lo más importante antes de aplicarse algún tratamiento de rejuvenecimiento facial es acudir a un centro especializado con médicos expertos en medicina estética. En Clinimagen llevamos muchos años realizando tratamientos de rejuvenecimiento facial con éxito ya que contamos con el equipo médico más cualificado para que tengas un asesoramiento profesional.

Comparte: