Rinoplastia o Cirugía Estética de nariz

Rinoplastia o Cirugía de nariz

La Rinoplastia o cirugía estética de nariz es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo modificar el aspecto, estructura, modificar el ángulo, estrechar las alas nasales, cambiar la punta, tamaño o forma de la nariz.

La rinoplastia está orientada a mejorar la imagen estética de la nariz del paciente, una zona clave de la cara y que puede dar personalidad al rostro o incluso una imagen de envejecimiento o cansancio. Es una pieza clave en la imagen de una persona y que puede modificar radicalmente su aspecto.

La nariz es una de las zona más demandadas en cirugía estética, esto es debido a la importancia de la nariz en la morfología del rostro. No existe un tipo de nariz perfecta, pero sí unos cánones de proporción que otorgan a la cara una imagen proporcionada, equilibrada y armónica con el resto de rasgos faciales.

Lograr un rostro simétrico y un perfil estético es posible gracias a esta cirugía, que es poco invasiva, de corta duración y normalmente sencilla.

¿En qué consiste la rinoplastia?

La rinoplastia se trata de una cirugía que se realiza bajo anestesia general, una opción más segura para el paciente, que de esta forma tiene monitorizadas y controladas las constantes durante todo el procedimiento. La duración de la operación de rinoplastia dependerá del tipo de cirugía, si hay que implantar una prótesis, limar cartílago o corregir ángulo, entre otras opciones.

Las incisiones se pueden realizar tanto por dentro de la nariz (lo más común) como por fuera, aunque de cualquiera de las dos maneras se busca un pliegue natural para que no sean visibles. A través de estas incisiones, el cirujano accede a la zona a tratar, tanto al cartílago como al tabique óseo.

Si se trata de una desviación o un fallo de simetría, el cirujano modificará el cartílago para alcanzar la forma deseada. Si se trata de un fallo óseo, el especialista tratará el problema desde el tabique. En ocasiones es necesario implantar una prótesis para cambiar o aumentar el volumen de alguna zona de la nariz, estas serán de gel de silicona, de la proyección adecuada y de cohesión firme.

¿Qué tipos de problemas se pueden solucionar con la rinoplastia?

  • Nariz torcida
  • Nariz de punta desigual
  • Nariz con alas nasales demasiado grandes
  • Nariz con protuberancias
  • Nariz alargada
  • Nariz pequeña
  • Nariz grande
  • Nariz ancha
  • Nariz deprimida
  • Nariz de proyección prolongada
  • Nariz con punta bulbosa

El postoperatorio en la rinoplastia o cirugía estética de nariz

El postoperatorio no es especialmente doloroso, se suelen presentar molestias durante las primeras 24-72 horas ya que deben mantenerse unos tapones en ambas fosas nasales para evitar el posible sangrado que puede resultar incómodo. Externamente, será necesario el uso de una férula de yeso u otro material rígido para evitar la inflamación y estabilizar la zona.

Durante una semana se mantendrá la férula que se cambiará posteriormente por un vendaje con esparadrapo de papel.

Es normal que la nariz se presente inflamada y con hematoma durante los primeros días, que a veces puede prolongarse hasta los párpados. Esta hinchazón en el rostro desaparecerá gradualmente alrededor de los primeros 15 días. Los resultados son visibles de inmediato, aunque la inflamación de la nariz se mantendrá también en las primeras semanas.

Asesoramiento profesional y equipo médico

En toda cirugía el asesoramiento previo y el equipo médico que lleva a cabo el seguimiento y la intervención es fundamental, especialmente si se trata de una operación facial. La nariz es un rasgo importante en la cara, que puede cambiar radicalmente la imagen del paciente, por ello es crucial que se realice con todos los parámetros de seguridad, salud e higiene y asegurar que los resultados serán los adecuados.

Un equipo médico profesional, formado, titulado y con años de veteranía es la mejor garantía de que la intervención se llevará a cabo sin riesgo y con los mejores resultados. Además, es muy importante el estudio previo de cada caso por el especialista, ya que debe analizar las proporciones del rostro para que tras la intervención todos los rasgos faciales mantengan la armonía estética deseada.

En Clinimagen, todo el equipo sanitario lleva décadas realizando este tipo de intervenciones bajo la seña de identidad de nuestros centros, la calidad, que ha convertido a la clínica en referente para el sector. Los cirujanos acompañan al paciente en todo el procedimiento mediante un seguimiento exhaustivo de cada caso. Además, miles de pacientes satisfechos garantizan unos resultados óptimos y una garantía de salud, seguridad y mínimo riesgo en todo el proceso estético.

Recuerda:

  1. La rinoplastia es una intervención sencilla, protocolada, controlada y de corta duración.
  2. El postoperatorio no es especialmente doloroso y los resultados son para toda la vida.
  3. Se puede volver a hacer vida normal inmediatamente y los vendajes se retirarán a las pocas semanas.
  4. El equipo profesional es fundamental para una intervención sin riesgo y unos resultados óptimos. Es importante que exista estudio previo por los especialistas y seguimiento médico de todo el proceso.
Comparte: