rostro-joven laserEl acné afecta principalmente a las zonas de la piel con mayor densidad de glándulas sebáceas. Entre ellas podemos incluir la cara, el pecho y la parte superior de la espalda. La presencia de pústulas y nódulos da lugar en algunos casos a cicatrices que pueden dejar marcas en la piel. Las cicatrices de acné son la consecuencia de infecciones e inflamaciones de la piel que en la mayoría de los casos no han sido curados correctamente.

En la actualidad, las cicatrices ocasionadas por el acné pueden ser tratadas debido a los innumerables adelantos en el campo de la estética. Es de vital importancia aclarar que para prevenir la formación de estas antiestéticas cicatrices es básico que la persona deje de extraerse los barros y las espinillas pues lo único que lograría es extender la infección y ocasionar marcas de mayor o menor intensidad.

En términos generales existen dos tipos de cicatrices: las cicatrices pigmentadas y las que de manera vulgar se denominan “agujeros o pozos”.

Las cicatrices pigmentadas son manchas que persisten una vez que ha desaparecido el grano o la espinilla. Estos puntos pigmentados adquieren una coloración rosácea o color café afeando el rostro. Este tipo de cicatrices es bastante común en las pieles más oscuras, aunque es verdad que este tipo de epidermis es menos propensa a sufrir el acné. Se puede decir por lo tanto que cuanto más oscura es la piel mayor tendencia hay a sufrir este problema.

Los agujeros o pozos son cavidades o huecos formados en la piel debido a lesiones de acné de mayor o menor consideración y que en la mayoría de los casos han estado infectadas con pus.

Aunque un tratamiento adecuado para el acné puede reducir al mínimo las cicatrices, existen en la actualidad varios procedimientos y técnicas que eliminan de forma eficaz las marcas ocasionadas por esta lesión cutánea. Entre ellas figuran la dermoabrasión, el peeling, la microdermoabrasión y el tratamiento con láser Co2.

El láser CO2 es más efectivo para eliminar secuelas profundas y graves del acné pues trabaja a una mayor profundidad. Este tipo de tratamiento fototerapeútico vaporiza la superficie de la piel para favorecer y conseguir la formación de tejidos nuevos. El láser CO2 son soluciones efectivas para eliminar las cicatrices y marcas ocasionadas por el acné.

Comparte: