El pecho se cae naturalmente a lo largo de la vida por la pérdida progresiva de los elementos anatómicos naturales de contención de la mama, favorecida por la gravedad, los embarazos y la pérdida de elasticidad de la piel.